Correr para vivir: por qué los africanos dominan el atletismo mundial

27/07/2021

Artículo publicado en El Orden Mundial

Los atletas kenianos y etíopes han dominado las carreras de media y larga distancia en las tres últimas décadas. Uganda también está sumando campeones, para mayor protagonismo del atletismo del este de África. Con sus victorias, estos corredores han convertido sus hogares en mecas del deporte y han hecho del correr no solo un modo, sino también un medio de vida.

A cien metros de la meta, Eliud Kipchoge comenzó a celebrar. Señaló al público a su derecha, luego a la izquierda y se golpeó el pecho con ambos puños. 1:59:40. Lo había conseguido: el atleta keniano bajó la marca de dos horas en un maratón por primera vez en la historia en Viena el 12 de octubre de 2019. Fue en un circuito cerrado y preparado para la ocasión, lo que impidió que el récord fuera oficial. Hasta entonces, el tiempo más rápido lo había marcado él mismo en el maratón de Berlín de 2018, con solo un minuto y 39 segundos sobre las dos horas. A sus 36 años, Kipchoge ahora espera revalidar en los Juegos Olímpicos de Tokio la medalla de oro que consiguió en Río.

Desde principios de los años noventa, Kenia y Etiopía han dominado las grandes carreras de media y larga distancia a nivel internacional. En el maratón de Boston, la prueba más antigua del mundo, tan solo cuatro corredores de otra nacionalidad han podido vencer desde 1988. Sin embargo, no todos los etíopes y kenianos tienen las mejores condiciones para correr. Los atletas más exitosos de Etiopía son los oromo, oriundos de las zonas de Arsi y Shewa, en las montañas centrales del país. En Kenia, tres cuartas partes...

Artículo restringido a suscriptores de El Orden Mundial. Puedes leerlo entero aquí si estás suscrito.